jueves, 2 de diciembre de 2010

Hudson Hornet Four Door Sedan

Necesitaba un fusible para la Yamaha Tx y me acerqué a un taller de electricidad del automóvil que hay en Cuntis: Talleres Valdés.

Es un taller peculiar. Te puedes encontrar de todo: motos, coches antiguos, coches modernos...  

El cuento es que siempre que paso por allí, practico el "look arround" para deleitarme con los trastos viejos y el olor a tapicerías de sky. 

Después de pagar los fusibles (4 x 1€), en el fondo del taller, pude ver una silueta larga y negra como un tunel de ferrocarril... ruedas de banda blanca y unos cromados impecables, con el capó delantero abierto y un aprendiz de mecánico jurando en arameo con la cabeza enterrada en el motor cuan avestruz de la sabana.

No es el de la foto (no me pareció apropiado sacar la cámara) pero es uno igualito. Un precioso y muy americano Hudson del '53 con matrícula de Madrid (sin letra)

Es un barco... enorme como un día sin pan, dos toneladas y pico de peso y con un vetusto V8 a gasolina. Es una preciosidad. La tapicería es de cuero y el interior rebosa elegancia en cada esquina. El cuadro es una amalgama de relojes cromados y chivatos de colores. 

Ahí va la curiosidad: encima radiador de agua, tiene una placa de bronce donde se especifica la matrícula, el nº de bastidor y el nombre de su primer propietario:  el difunto Marcial Campos, el dueño del Balneario Termas de Cuntis.
 
Que digo yo, anda que no había que tener pasta en 1953 para traerse un bicho de estos desde EE.UU... tendrían el ancho suficiente las carreteras de Cuntis para mover este bicho?

Me hizo ilusión ver de nuevo un trasto que alguna vez vi de pequeño. Pero  hay una cosa que me mosquea: siempre lo he visto en talleres, nunca funcionando...
Salú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario